Analizar las políticas públicas

Por Ignacio Munyo.

Columna publicada en El País, 9 de junio de 2020.

 

Analizar políticas públicas para entender a fondo su potencial impacto y transmitírselo a la gente, está en el corazón de la misión de CERES.

El Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social es un centro de estudios especializado en políticas públicas, independiente y sin fines de lucro, concentrado en la promoción del debate con el objetivo de impulsar reformas que mejoren la calidad de vida de la gente.

El 1° de junio empecé una nueva etapa en CERES. La tercera en mi carrera como economista: estuve antes como asistente de investigación y economista entre 2002-2006, y como economista senior entre 2009 y 2013. Ahora asumo con mucho entusiasmo la responsabilidad de tomar la posta de la dirección, que desde 1985, han llevado tan distinguidos economistas: Favaro, Sapelli, Viana, Vegh, Talvi y Tolosa.

La responsabilidad es grande. La Universidad de Pensilvania (EEUU) realiza todos los años una evaluación global de centros de estudios de políticas públicas, en base a opiniones de más de 4.000 expertos de todo el mundo. Los resultados muestran que CERES es el 6° centro más influyente de los 1.023 centros considerados en América Latina y el más influyente de Uruguay, posición que ocupa desde 2009.

Desde el punto de vista de la producción y difusión del conocimiento, los centros de estudios como CERES están próximos al mundo académico. Sus informes son realizados por técnicos que aplican a su trabajo criterios de elevada exigencia intelectual y rigor científico. Sin embargo, el producto final es muy diferente al que surge de la academia: los hallazgos tienen que ser procesados de forma inteligible para la mayoría de la población.

La evidencia internacional indica que, en las democracias plenas, los centros de estudios en políticas públicas tienen una influencia creciente en los medios de comunicación en cualquier etapa del ciclo económico y también en el clima de opinión, que resulta crítico para las políticas públicas.

Estamos en un momento clave del país, en el que es necesario que la sociedad civil asuma la responsabilidad de impulsar la amplia agenda de reformas que Uruguay necesita para poder avanzar. Mejorar la eficiencia de las Empresas Públicas, lograr una mayor apertura de mercados internacionales, modernizar el mercado laboral, así como desarrollar otras políticas enfocadas a mejorar la productividad y competitividad del país. Estas reformas cuenta con apoyo parlamentario por los próximos cinco años porque están presentes en los programas de cada uno de los cinco partidos de la coalición multicolor.

Me comprometo desde CERES a trabajar en un análisis permanente de estas reformas que tanto necesita el país para atraer a la inversión. Esta agenda estará atada a un análisis permanente del estado de situación y de las políticas públicas relacionadas con la educación, la integración y movilidad social ascendente y la seguridad ciudadana.

Cierro con las inspiradoras palabras del Premio Nobel de Economía Michael Spence: “El éxito de un país depende tanto de la capacidad de implementar buenas políticas como de impedir la implementación de malas políticas. Los países prósperos deben buena parte de su éxito a un entorno en el que las ideas, tanto buenas como malas, son expuestas a la crítica y al debate vigoroso en la sociedad civil”. No puedo estar más comprometido con ello.