En entrevista con El Observador, el director ejecutivo de CERES, Ignacio Munyo, mencionó que las condiciones para que lleguen los capitales son distintas a las de hace 15 años, por lo que se requieren reformas profundas.

“Hubo reformas que transformaron en muchos aspectos a Uruguay que se terminaron en 2013. Uruguay lleva un letargo en todo sentido desde 2014. No solo en lo económico, sino en otros tipos de reformas y avances. El país estuvo dormido y tiene que despertar con una serie fuerte de reformas proinversión y procrecimiento, que son en definitiva el sustento del desarrollo económico y social que se tiene por delante para seguir avanzando”.

¿Hay que generalizar los estímulos?

Lo de UPM 2 se da en un marco específico en el que se generan un millón de incentivos especiales para que la empresa se concrete. Uruguay tiene que transformar un marco general de reformas para que lleguen al país inversiones de todos los rubros aprovechando el interés que hay. Si no se hace nada, algo va a venir, pero muchísimo menos que lo que podría. Sería una oportunidad perdida.

NOTA COMPLETA AQUI