Un golpe que profundiza desigualdad y pobreza