Es el momento justo para debatir el futuro de las empresas públicas, afirma el director de Ceres