Hay que dejar atrás el “pacto del chinchulín”