Sin alarmismo, el ajuste fiscal es una necesidad