“La incompetencia y la motivación política son infinitamente más caras que la corrupción en Uruguay”, sostiene director del Ceres