La “tomada de pelo a uruguayos” que hay que “solucionar de raíz”