Segunda señal positiva para la actividad económica del segundo trimestre del año

El ILC aumentó 0,2% en marzo y es la segunda señal positiva para la actividad económica del segundo trimestre del año 2018.

INFORME MARZO 2018

El Índice Líder de CERES (ILC) —indicador que proyecta la evolución de la actividad económica con dos meses de anticipación— aumentó 0,2% en el mes de marzo.

El actual aumento del ILC constituye la segunda señal positiva para la actividad económica del segundo trimestre del año 2018. De confirmarse un nuevo aumento en el mes de abril, el ILC anticiparía una expansión de la economía para el segundo trimestre del año. Sin embargo, es necesario destacar que la tasa de crecimiento del ILC se ha deteriorado en los últimos tres registros.

La información del ILC se complementa con el Índice de Difusión, el cual se calcula considerando qué proporción de las variables que integran el ILC evolucionaron favorablemente en el mes. El Índice de Difusión se ubicó en 62% en el mes de marzo, lo que indica que la mayoría de las variables del ILC se comportaron de manera expansiva.

Cabe recordar que los aumentos del ILC que se registraron en los meses de noviembre, diciembre y enero anticipan una expansión del nivel de actividad económica para el primer trimestre del año 2018 para el cual el Banco Central publicará datos en junio.

 ¿QUÉ ES EL ILC?

El Índice Líder de CERES (ILC) es un indicador adelantado del nivel de actividad y se utiliza para predecir cambios en el ciclo económico. Por lo tanto está compuesto por variables que tienden a cambiar de dirección antes de que lo haga el producto bruto interno (PBI). En particular, el ILC se anticipa dos meses a los movimientos de la actividad económica. Este tipo de indicadores no tiene como objetivo principal realizar proyecciones cuantitativas sobre los niveles futuros de la actividad económica, sino anticipar expansiones y contracciones del nivel de actividad.

¿CUÁNDO EL ILC DA UNA SEÑAL?
Predecir contracciones o expansiones del nivel de actividad económica en un trimestre dado implica analizar las variaciones del ILC en el trimestre terminado dos meses antes. A modo de ejemplo, para pronosticar la actividad económica del trimestre terminado en junio es necesario analizar los registros del ILC de febrero- abril, en comparación con el trimestre inmediato anterior (noviembre-enero). Una variación trimestral positiva anticipa una expansión del producto bruto interno, mientras que una variación negativa anticipa una contracción.



 

Para más información contactar a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

back to top