CERES alerta riesgos por posible emergencia de nuevo orden económico y político mundial.

"Uruguay está acumulando debilidades que, de no ser atendidas, pueden derivar en regímenes de corte rupturista y autoritarios en el mediano plazo", afirmó el Nuevo Director Ejecutivo del Centro.


Montevideo, 1° de noviembre de 2018.- En una nueva reunión exclusiva para empresas e instituciones socias del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), Guillermo Tolosa, nuevo director ejecutivo del Centro, dijo que “en esta nueva etapa CERES continuará con un intenso trabajo en políticas necesarias para el crecimiento del Uruguay y así revigorizar la discusión pública”.  

 

Estos fueron los principales aspectos comentados por el Dr. Guillermo Tolosa durante su presentación:

1 - El entorno financiero global ha experimentado cierto deterioro en 2018 y continuará siendo desfavorable. El estímulo a la economía de Estados Unidos ha generado un moderado aumento de las tasas de interés en dólares y un fortalecimiento de la moneda estadounidense. En la medida en que en muchos mercados emergentes, incluido Uruguay, el sector privado tiene significativas deudas en dólares, ello deteriora la situación financiera de las empresas, perjudicando la inversión y el empleo, así como la capacidad de atraer capitales. En la medida en que el estímulo a la economía estadounidense tiene al menos un año más por delante, la situación difícilmente mejore.  

2 - En materia comercial la situación comienza también a deteriorarse. El estímulo a la economía de EE.UU. venía teniendo efectos positivos sobre el comercio mundial. Sin embargo, hay indicios de que la aplicación de aranceles a China a fines de setiembre - que alcanza a la mitad de sus exportaciones- empieza a tener efectos, lo cual derrama rápidamente en el comercio global. En la medida en que los aranceles suban en enero, es esperable que la debilidad continúe hacia 2019. 

La región agrava las perspectivas comerciales para el caso de Uruguay. En la medida en que las circunstancias financieras actuales restringen los déficits (Argentina y Brasil tenían dos de los tres déficits fiscales más altos del mundo emergente al empezar las turbulencias financieras), nuestros dos vecinos se embarcarán en políticas de austeridad que generarán debilidad económica y menores importaciones desde esos países. Además, dado que sus monedas han procesado ajustes más pronunciados que el peso uruguayo, sus importaciones y las visitas de turistas al Uruguay se resentirán.

 

3 - A la luz de estos shocks externos, la economía uruguaya parecería haber dejado de crecer desde junio, según el Índice Líder CERES (ILC)En la medida en que los shocks comerciales recién comienzan a desarrollarse, la probabilidad de que la situación económica experimentecierto deterioro adicional durante 2019 es considerable. Uruguay tiene un marco macroeconómico robusto para enfrentar un escenario externo como el previsto sin mayores sobresaltos.

En la medida en que el estímulo a la economía estadounidense pierda fuerza, se estabilicen las tasas de interés, y Argentina y Brasil reduzcan sus vulnerabilidades, sentando las bases de un crecimiento sostenible, el panorama luego de 2020 puede aparecer algo más prometedor. El rumbo de la política económica en Brasil es un factor clave que, según creemos, puede aportar sorpresas positivas.

4 - En la medida en que los factores externos de crecimiento resten impulso a la economía uruguaya, un renovado foco en las fuentes domésticas de crecimiento parece de orden. En esta nueva etapa CERES continuará con un intenso trabajo en políticas necesarias en este sentido para revigorizar la discusión pública.  

5 - Los riesgos de un escenario externo materialmente más adverso han crecido sustancialmente ante una potencial escalada de las guerras comerciales. El orden económico mundial de la postguerra ha sido fundamental para que el mundo goce hoy de los mayores niveles de ingreso medio mundial, esperanza de vida, educación y menores niveles de violencia de la historia de la humanidad. En la medida en que ese camino comience a desandarse, el crecimiento mundial sufrirá significativamente.

6 - En la medida en que Uruguay, como país pequeño y emergente, ha sido un gran beneficiario de dicha arquitectura mundial, por lo queluce particularmente vulnerable ante estos riesgos. La mayor parte del comercio de Uruguay transcurre fuera de acuerdos comerciales y,por lo tanto, es vulnerable a un deterioro del ámbito multilateral de comercio que ahora está en jaque. En ese marco, resulta natural desarrollar planes de contingencia que involucren más cautela fiscal.

7 - Existen además, fuerzas globales que generan crecientes riesgos de naturaleza política. La frustración de expectativas económicas por bajo crecimiento, las disrupciones que la tecnología ha causado en la vida de los menos educados, y una creciente manipulación posibilitada por las redes sociales, han generado que muchos votantes opten por regímenes rupturistas y autoritarios que fomentan la división y el odio, y cuya seña de identidad son políticas cortoplacistas y dañinas para el crecimiento de largo plazo (es una incógnita todavía si Brasil puede ser clasificado en este esquema). Esto ha sucedido en países más o menos avanzados que Uruguay, con inclinaciones políticas más hacia la izquierda o la derecha que Uruguay. La potencial debilidad motivadas por políticas que ellos generen podría profundizar un deterioro asociado a un entorno económico más endeble.

8 - Uruguay no luce vulnerable a estos crecientes riesgos en el corto plazo, pero está acumulando debilidades que, de no ser atendidas, pueden derivar en regímenes de corte rupturista y autoritario en elmediano plazo. Uruguay sigue siendo una de las democracias más sólidas del mundo. Sin embargo, viene mostrando un marcado descensoen la confianza en ella debido a debilidades que fomentan el avance populista.  

9 - Uruguay es un país de profundos contrastes, que generan crecientes riesgos de polarización y parálisis. Siendo uno de los países de ingreso más alto del continente, muestra mayor deserción del sistema educativo en las nuevas cohortes demográficas. Siendo uno de los países menos corruptos del mundo, muestra tener un clima de negocios relativamente muy complejo. Siendo uno de los que más protege el medio ambiente, experimenta uno de los crecimientos más altos de homicidios en el mundo. Es natural entonces que, dependiendo del énfasis, pueda haber tendencias a la complacencia o al fatalismo, capaces de sentar las bases de la polarización que es el entorno fértil para el desarrollo del populismo.

10 - Asímismo, la significativa deserción del sistema educativo formal fortalece las bases de apoyo para movimientos populistas. La experiencia internacional demuestra que el populismo es mayormente apoyado por individuos con bajo nivel educativo. La aceleración del ritmo de innovación tecnológica genera desafíos laborales importantes, mientras las redes sociales parecen incrementar la brecha entre la percepción y realidad. En la medida que los logros educativos en Uruguay no mejoran, se están socavando no solo las bases de crecimiento económico, sino también las bases de apoyo a la democracia y a políticas públicas de calidad en un futuro.

back to top